Extraño nombre para un post, pero la verdad es que hace casi una semana que no escribo y las cosas para contar se me acumulan.

Empecemos por las calles. La verdad es que seguro que tiene una lógica que yo todavía no he conseguido descifrar, pero no entiendo porque los daneses parten las calles y les cambian de nombre. Me explico. Es como si a la Avenida de Zaragoza la cortamos a la altura de la gasolinera y la llamamos diferente de la gasolinera para arriba, como por ejemplo Avenida Pepe, con lo que vas andando por una calle que es muy recta y de repente te encuentras que ya no estás en esa calle si no en otra. Pues bueno, la maldita gracia de las calles pegadas, me costó dar vueltas como una imbécil de un lado para otro. La razón es que había quedado en una de estas calles y no conseguí saber dónde empezaba una calle y dónde la otra. Así que tenía un problema porque tenía en lo que para mí era la misma calle dos números iguales. En fin, después de encontrar el número correcto me tuve que volver a casa porque no sabía a que timbre tenía que tocar para que me abrieran la puerta. :(

A todo esto calle para arriba y calle para abajo… Que yo no sé pero estos daneses creo que tienen algún problema porque de camino desde mi casa al centro, aparte de salas de streeptease (o como se escriba), lo que más te encuentras son solariums… Y digo yo, ¿para que narices tanto solarium si no puedes lucir palmito con este frío?

Aunque bueno, eso lo digo yo, que a mi no me merecería estar morena para poder enseñar piernas, pero las danesas de por aquí no opinan lo mismo, porque he encontrado a varias con unas minifaldas tipo cinturón y con un frío que se helaban los mocos. Sinceramente, no sé para que van al solarium si total con este frío más que morenas van a llevar las piernas coloradas, pero bueno.

De hecho, sin ir más lejos, esta noche ha nevado. La verdad es que no nieva como suele nevar por nuestra tierra que caen copos consistentes, si no que ésto es como un txirimiri de nieve. Y alaaaa las danesas con las minifaldas… Y no sólo eso, que algunas hasta con tacones… Vale que aquí no cuaja demasiado la nieve, y que la gente limpia la parte de acera que queda enfrente de su casa, con lo que las calles están más o menos limpias, pero aún así… ¿A dónde vas alma de dios con semejantes tacones nevando?

En fin, digo yo que habrá que rentabilizar también las botas. Pero bueno, espero que por su bien hayan vuelto a casa antes de que se haya puesto a helar, porque si han vuelto a las mismas horas que yo, supongo que sus bonitas piernas morenas habrán corrido bastante peligro de caer al suelo, porque con la helada que hay y con tacones, no me quiero imaginar que resbalones se han tenido que pegar.

Leave a Reply

You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>